• rubenbuceoespana

Traje Seco


Es el tiempo, si no lo hemos sacado ya, de sacar nuestros TRAJES SECOS; y todos al agua en traje de chaqueta y corbata (típico comentario de los amigos).

¿Y porque es seco? Básicamente porque a excepción de la cabeza y manos, no te mojas. Estos trajes incorporan una cremallera estanca, junto a unos manguitos, de látex o neopreno, en cuello y puños que evitan el paso del agua al interior del traje. También dispones de modelos donde los guantes van roscados al mismo traje y son secos. ¡No te mojas, entonces no pasas frío!

Que no, dice. Sí se pasa frío con el traje seco, pues esté no está en contacto con el cuerpo y no tiene las mismas propiedades térmicas que el resto de trajes. En su interior tenemos una burbuja de aire que tras el paso de los minutos adquiere casi la misma temperatura que el agua del exterior. Para evitar el frío debemos ponernos prendas aislantes, desde pantalones y camisetas térmicos hasta las llamadas ratas.

Un dato curioso; ¿Por qué se llaman ratas? Pues según me contaron una vez, el nombre viene de lo siguiente: estas prendas pierden sus propiedades si las lavamos mucho. La solución es no lavarlas con la frecuencia que debería lavarse, el problema, el mal olor que desprenden tras sudarlas una y otra vez, de aquí parece que viene el nombre de rata.

En cuanto a los trajes secos podemos dividirlos principalmente en tres categorías.

- Traje de neopreno. Ofrecen más aislamiento térmico, pero ojo conforme descendemos se comprimen y esto hace que pierdan algo de aislamiento. Los tenemos de neopreno comprimido que prácticamente no se comprimen nada y son más cómodos y fáciles de poner.

- Trilaminados. Están fabricados con capas de tres materiales diferentes y de aquí viene su nombre. Son mucho más cómodos y fáciles de poner que los de neopreno. Por contrapartida aíslan bastante menos del frío, por lo que deberás llevar más ropa debajo.

- Vulcanizados. Estos son usados por buzos profesionales para ambientes tóxicos o contaminados. Son muy resistentes y duraderos pero muy incómodos de llevar.

Bucear con un traje seco es diferente a hacerlo con cualquier otro tipo de traje. En su interior tenemos aire y esté se irá comprimiendo o expandiendo según descendamos o ascendamos durante nuestra inmersión. Para equilibrar la entrada y salida del aire tenemos dos válvulas, una en el pecho conectada a nuestra primera etapa con un latiguillo de baja presión (también para aguas muy frías o inmersiones muy largas podemos tener una botella con un gas especialmente destinado a este fin, que mantendrá la temperatura en el interior más estable). La segunda válvula, la de vaciado, se encuentra un poco más abajo del hombro izquierdo.

Tenemos que jugar con la cantidad de aire que tiene nuestro traje para que no se nos plaque (se adhiera a nuestro cuerpo) y para que no perdamos nuestra flotabilidad neutra y nos boyemos. Suena muy complicado, pero con un poco de practica el manejo es sencillo e intuitivo. Estos trajes necesitan un mayor cuidado que el resto.

Os vamos a dar unas normas generales para el mantenimiento:

- Lavado de agua dulce tras cada inmersión - Si ha entrado agua o hemos sudado lo limpiaremos por dentro también. - Secaremos bien el traje por dentro y por fuera antes de guardarlo. - Enjuagaremos las válvulas a conciencia en cada lavado. - Nada de dejarlo secando al sol. - Seguiremos las normas del fabricante para el mantenimiento de la cremallera y los manguitos de cuello y puños.

Los manguitos se deterioran y dependiendo del uso que le demos al traje deberemos cambiarlos tras algún tiempo. Un consejo, si tus manguitos son de látex que no toquen el asfalto, los hidrocarburos reaccionan con el látex y tras pocos meses tendrás que sustituirlos.

Esto es un rápido resumen de los trajes secos, ya no tienes excusa para no bucear este invierno. Pregunta por ellos y sus cursos, no sabes el gustazo de salir seco del agua.

Un saludo y buen azul para tod@s!!!!


0 vistas
BONO BUCEO ESPAÑA
tortuga.PNG

Buceo España