• rubenbuceoespana

La estacionalidad del buceo.


Es de sobra conocida la estacionalidad que tiene el buceo en nuestras costas. Exceptuando las afortunadas islas canarias en el resto de la geografía española el buceo parece que entra en un letargo invernal.

Una de las principales causas es la creencia general de que la playa y el Mar solo se disfruta cuando hace sol y calor; un error habitual.

Otro motivo es la temperatura del agua, el agua fría hace muchos buceadores cuelguen trajes y aletas hasta que la cosa empiece a calentar de nuevo. Es cierto que se pone fresquita, pero tenemos innumerables formas de mantenernos calientes bajo el agua, sobre todo en inmersiones de buceo recreativas. Cada vez son más numerosos los centros que alquilan trajes secos y semisecos para hacernos más confortables nuestros buceos. La temperatura de nuestras aguas varía, de la parte norte de la península, el estrecho, el mediterráneo (donde la temperatura del agua varía enormemente) y Canarias. A groso modo podemos decir que en invierno con un traje semiseco estamos cómodos en nuestras inmersiones, no pasaremos frío.

Un amigo me contaba que, en países del norte de Europa como Suecia, es habitual ver a buceadores que tras acabar su jornada laboral van a realizar inmersiones en lagos cercanos. Lagos donde la temperatura del agua no supera los 7 u 8 grados.

En nuestro país el buceo está relegado a un deporte veraniego. Debemos hacerle ver a la gran mayoría de la comunidad de buceadores que se puede disfrutar igual o incluso más, buceando en estas épocas de invierno. Es una gozada ir a bucear ahora, me decían el otro día, ¡que tranquilidad!

Estos meses son ideales para formarnos como buceadores, tanto para buzos que comienzan su aventura en el azul como cursos posteriores. Vamos a tener esa tranquilidad que no encontramos en verano, vamos a recibir más atención por parte de los profesionales, ya que la afluencia de clientes es bastante menor, podremos escoger horarios más flexibles y vamos a tener dos o tres meses de colchón donde aprender de verdad a bucear, de cara a la época estival de vacaciones, días libres y viajes.

Un error habitual de estos meses es bajar los precios de inmersiones, cursos y bautizos de buceo para intentar captar una mayor afluencia de buceadores. Un error como decimos, ya que esa bajada normalmente repercute en el buceador, servicios, equipos y formación. Como novato buceador que he sido, os aconsejo huir de estos descuentos abrumadores ya que normalmente traen consigo, en estas fechas invernales, una peor calidad y servicio.

Esto parece una tontería, pero repercute a todo el buceo; si realizamos un curso o un bautizo a una persona en enero sin el equipamiento térmico adecuado, porque queremos abaratar costes y poner una mega oferta, esta persona no lo pasará bien y por consiguiente lo más probable es que no vuelva a bucear ni en nuestro centro ni en ningún otro.

Tenemos que apostar por el turismo de buceo, es un sector por explotar en muchos puntos de nuestra geografía. Turistas buceadores que bucean, comen, beben y duermen y que dejan beneficios a centros de buceo, restaurantes, hoteles… como decimos es un punto por explorar y explotar en muchísimos rincones nuestro país.

En nuestras costas, tenemos la suerte de tener casi la misma biodiversidad en cualquier época del año. Debemos aprovecharlo y cambiar la estacionalidad del buceo, apostar por el buceo los 365 días del año.

Saludos y buen azul para tod@s!!!


135 vistas
BUCEO ESPAÑA OTOÑO
14706840_343316659349569_772791608213028
  • Instagram

Buceo España