Mi primera inmersión

La pregunta es ¿Te acuerdas de tu primera inmersión?


Como olvidarla, entré por primera vez al azul de mano de mis hermanos, uno por aquel entonces ya era instructor y el otro terminaba su curso de Advance.

Recuerdo que no tenía miedo, me ayudaron a equiparme en la playa, aquello era incómodo, muy incómodo, el traje de neopreno, el cinturón de plomos, el jacket, la botella, la máscara, todo me pesaba, me moría de calor y de ganas de entrar al agua.

Ya estábamos en la orilla, con el agua por la cintura, ellos me daban las ultimas indicaciones, me explicaban el recorrido y me recordaban las señales, mientras, yo respiraba pausadamente del regulador y no recuerdo ni una sola palabra de las que me dijeron.


¡Por fin nos sumergimos! ¡¡¡¡¡¡BUUUUUUUAAAAAFFFFFF!!!! Solo se me ocurre eso. Fue uno de esos días que no olvidare nunca. Me sentía cómodo y seguro con ellos junto a mí. Disfrute al máximo esa inmersión, sí inmersión, porque mi bautizo duro unos 40 minutos, ventajas de que sea tu hermano el instructor jejejeejejeje.


Sentí por primera vez la ingravidez, todo ese equipo no pesaba absolutamente nada. Me adentre en un mundo totalmente desconocido para mí, con cientos de animales que me rondaban.

Las babosas bajo el agua están llenas de colores, amarillas, azules y hasta con la piel de una vaca.

Los pulpos son curiosos y se quedaban fijamente mirando ese pez tan raro que suelta burbujas.


Tenía a mi alrededor una decena de peces con líneas de colores, nos siguieron durante un buen rato, pasando una y otra vez delante de mi mascara. Tenía la sensación de estar en un jardín lleno de vida de alguna película de ciencia-ficción; pero no era cine, era real. Las algas danzaban al son de la corriente, los erizos enormes, negros y purpuras se cubrían de piedras sus púas. Un banco enorme de diminutos peces nos envolvió por un segundo, según mis hermanos huyendo de un banco de limones que no vi.


Estaba anonadado con el mundo nuevo y diferente que se abría ante mis ojos. Nos paramos en un banco de arena, me pusieron de rodilla, para que me quedara quieto, allí, disfrute mirando al azul, tranquilo, con el único ruido del burbujeo de mi respiración.

Me deslumbro todo aquello, me inundó cada uno de mis sentidos, es increíble el baile de luces y colores que se esconde bajo la superficie. Un hervidero de vida que me sorprendía cada segundo que permanecía bajo el agua.


Desde ese día, tenía claro que de una forma u otra me dedicaría a descubrirle este mundo fantástico a todo aquel que me dejara hacerlo.


David Buceo España.

66 vistas2 comentarios
BUCEO ESPAÑA OTOÑO
14706840_343316659349569_772791608213028
  • Instagram

Buceo España